Yoga en la cama ¡más facil imposible!

con Ana 1

¡Hola  amigas!

Hoy os traigo, gracias a Ana de Dhana yoga, una secuencia de estiramientos que os va a ayudar a relajar la zona cervical y la espalda.

Siempre he tenido molestias en esta zona por acumulación de tensión y desde que Ana me recomendó esta rutina no he vuelto a sentir dolor.

Estos ejercicios pueden formar parte de cualquier rutina de yoga, son muy sencillos y la sesión la hemos realizado en mi propia cama para que veáis que no hace falta ni tener esterilla para estirar esta zona del cuerpo, que sin darnos cuenta, vamos descuidando y puede dar lugar a dolencias importantes que afecten nuestro día a día.

 

He comprobado que si dejo la mente en blanco y soy consciente de mi respiración durante estos estiramientos, no solo me ayudan aliviar la tensión muscular, sino que me sirven como momento de meditación. Vamos, un dos por uno que viene de perlas.

Primero me centro en la zona cervical; inclino el cuello, con la espalda totalmente estirada, hacia ambos lados y luego me centro en el resto de la espalda. Con las siguientes fotos será mucho más fácil entender la secuencia.

1. Estiramiento cervical (unas 5 respiraciones completas hacia cada lado)
2. Inspiro, estiro mi espalda y elevo los brazos hacia arriba
3. Expiro, suelto todo el aire arqueando la espalda. El paso 2 y 3 los repito unas 5 veces.
4. Torsión de espalda hacia ambos lados. Aquí realizo unas 5 respiraciones completas en cada lado.
5. Vuelvo a inspirar profundamente, estirando la espalda con los brazos hacia arriba (esta vez con las piernas estiradas)
6. Suelto todo el aire, bajando el pecho hacia las piernas. Repito el paso 5 y 6 varias veces.

 

Realmente merece la pena despertarme 5 minutos antes para realizar estos ejercicios. En estos momentos no los hago en la cama porque las niñas duermen con nosotros. Me levanto con todo el sigilo del mundo para no despertarlas y los hago en el salón, en una esterilla. Pero hasta hace poco los he hecho en la cama y ha funcionado.

Y si tengo algunos minutitos más, Ana me ha enseñado una secuencia que me deja ya totalmente relajada. Eso sí, no todos los días son fiesta y si las pequeñas se despiertan y dicen que no hay yoga pues no hay yoga ¡Qué vamos a hacer!

Además, los jueves, siempre que puedo, refuerzo estos estiramientos con las clases de yoga que imparte Ana. Es mi tarde zen y procuro no saltármela porque mi cabeza loca la necesita.

Despejar la mente durante unas horas es necesario para poder continuar con fuerza el resto de la jornada. No importa si es un paseo o una charla infinita con alguien, lo importante es salir de la rutina, tomarte un tiempo para hacer algo que te gusta y relájate ¡te lo mereces! Así que no lo demores.

Espero que estos estiramientos os vengan tan bien como me han ido a mi.

Muchas gracias Ana por compartir toda tu sabiduría y poner tanto cariño en todo lo que haces. Os invito a que paséis por su blog, lleno de calma y mensajes inspiradores. Namaste.

Si tenéis alguna pregunta ¡no dudéis en escribirnos!

¡Nos vemos pronto!

 

Jeni Mamá condensada

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario