Mi nueva rutina de cuidado facial

hidratante facial

Hola, ¿qué tal estáis? Tenía muchas ganas de compartir con vosotras mi rutina diaria de cuidado facial. Y aquí estoy para contaros todo.

Llevo un tiempo siendo muy constante con esta rutina y he notado una notable mejoría en el aspecto de mi piel.

Últimamente sentía que mi piel había cambiado. Ahora es más seca y más fina que antes, lo que me hace pensar que dentro de poco las arrugas comenzarán a acentuarse.

No es algo que me preocupe mucho, pero me tenía que ocupar de aportar a mi piel la hidratación y los cuidados que ésta pedía a gritos

Así que no me enrollo más y a continuación os cuento cómo he conseguido mejorar el aspecto mi piel dedicando tan solo dos minutos cada mañana y cada noche. Aquí va:

  • Limpieza profunda: creo que es el paso fundamental y ha supuesto el comienzo del gran cambio. Ahora utilizo un cepillo eléctrico de silicona que me ayuda a eliminar toda la suciedad de forma suave.

Si nos acostamos con la piel sucia de maquillaje o restos de cosméticos que hemos ido aplicando durante el día, éstos van a bloquear la oxigenación de la piel, lo que dificultará el proceso de regeneración.

  • Después aplico el tónico que refresca mi piel y la prepara para la aplicación del tratamiento.
  • Luego el sérum. Normalmente lo aplico de noche y con movimientos circulares, en dirección ascendente.
  • Y finalmente la crema, que aporta a mi piel la hidratación que necesita.

Soy una fanática de la cosmética bio, por lo que tengo muy en cuenta que mis productos tengan el mayor porcentaje de composición natural y sean ecológicos.

En estos momentos estoy utilizando la marca NIOD y la crema hidratante de Ringana (linea rich) es una pasada la aplicación y la piel se queda jugosa, luminosa y con una increíble sensación de confort.

Además, cuando noto mi piel seca y apagada me preparo rápidamente una mascarilla facial casera que la aporte vitalidad. La mascarilla de aguacate, aceite de coco y miel ¡me encanta! un gran truco para poder aprovechar todas sus propiedades es realizar una exfoliación previa a la aplicación de la mascarilla.

Ser constante, realizar una buena limpieza y utilizar productos naturales de calidad han sido los 3 puntos clave para notar esta mejoría.

Espero que os haya gustado y animaos a cuidar vuestra piel porque os lo agradecerá.

¡Nos vemos en redes!

Jeni Mamá condensada
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario